Autocuidado Condiciones: Síntoma o Enfermedad Diabetes Mejor salud

¿Por qué los Diabéticos deben aumentar el consumo de grasas buenas y esenciales?

Tiempo de lectura: 2 minutos

Sin importar cuál aceite decidas usar, la recomendación óptima es que sea de extracción en frío.  Si un aceite vegetal no tiene color ni olor, lo más probable es que no sea saludable para ti, debido a que ha sido hidrogenado y transformado.

Esta transformación hace del aceite un alimento altamente refinado y muy alto en ácidos grasos omega 6 (que ya consumimos en exceso en la dieta moderna). Las grasas malas tienen esta procedencia y terminan siendo tóxicas para tu cuerpo produciendo inflamación y aumentando significativamente el riesgo en la diabetes y otras enfermedades como el cáncer.

Las grasas malas conocidas en el mercado son:

  • Aceite que llaman “vegetal” (palma, algodón, colza, girasol, soya, maíz, cártamo etc)
  • Lácteos (quesos, leches, yogures y kumis comerciales, leche en polvo)
  • Margarinas
  • Fritos (Todos)
  • Carnes rojas
  • Aceites refinados o hidrogenados
  • Alimentos de paquetes
  • Grasas trans

Nota importante: los aceites vegetales y las margarinas NO SON APTAS PARA EL CONSUMO HUMANO

Cuando consumes estas grasas malas las células no las procesan bien, las paredes de las mismas pierden su fluidez y se vuelven rígidas deteriorando su funcionamiento y el de los receptores celulares, causando resistencia a la insulina.

En cambio, existen grasas buenas que ayudan a mejorar la fluidez de la membrana para que el receptor de la insulina funcione adecuadamente (1).

Se les llama grasas poliinsaturadas, las cuales son fundamentales para nuestro organismo y ayudan a disminuir el colesterol malo, reduciendo el riesgo de enfermedades del corazón.  Estas grasas saludables incluyen omega-3 y omega-6; ácidos grasos esenciales que el cuerpo necesita para el crecimiento de las células y el funcionamiento del cerebro.  Nuestro organismo NO produce ácidos grasos esenciales, así que sólo se pueden obtener de los alimentos.

Las grasas buenas no engordan y juegan un rol importante en la dieta para curar la diabetes, y para comer saludable en general.

¿Donde puedes encontrar grasas buenas?

Grasas buenas de fuentes variadas (2):

  • Semillas (girasol, amapola, calabaza, cáñamo, linaza, chía etc)
  • Aguacate.
  • Nueces variadas.
  • Aceites prensados en frío: aceite de oliva, aceite de coco o cualquier otro que sea prensado en frío.
  • Ghee (mantequilla clarificada) (ver receta para prepararla en casa)
  • Pescados altos en grasa: bagre, salmón, sardina, trucha, bacalao, anchoa, mejillones y atún.
Te puede interesar:  ¿Por qué mientras más sedentarios somos más cansancio tenemos?

Tu objetivo será remplazar las grasas malas por las buenas (las esenciales).

No temas añadir estas grasas porque no hacen engordar ni enferman y son un componente vital para el funcionamiento de tu cerebro.

Economiza siempre, y cocina en casa la mayor parte del tiempo, lleva esta lista de grasas buenas cuando vas a mercar.

Esta recomendación se ha basado en estudios científicos del Institute for Functional Medicine (2014)

Director Médico de Salud Universal.

Médico de la Universidad del Rosario de Bogotá. Dedicó 9 años de su vida a la investigación en el área de la Inmunogenética y la Biología Molecular, en Harvard.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado.

También te puede interesar